¿Hay límites para el perdón?
 
Pedro pregunta a Jesús: “¿Hasta cuántas veces debo perdonar a mi hermano? ¿Hasta siete veces?” En ese tiempo, los maestros de la Ley decían que, como máximo, había que perdonar hasta cuatro veces. Pedro habla de siete veces, sin embargo Cristo le responde que “hasta setenta veces siete”, o sea, ¡siempre!
Nos cuenta la Hna. Genoveva Uwamariya, de Ruanda, África: “Durante la guerra genocida en mi país, mi familia fue asesinada en nuestra iglesia parroquial. Con mirar ese edificio me llenaba de horror. ¡No podía perdonar a los culpables! Una vez, acompañé a un grupo de ‘Damas de la Misericordia’ que estaban preparando a los presos para celebrar el Jubileo del año 2000, y les decían: ‘Si has matado, pide perdón a los familiares de las víctimas, así los ayudarás a liberarse del odio y de la venganza. Si tú eres víctima, perdona, y ayudarás al culpable a liberarse del peso de su crimen’. De pronto, uno de los presos, llorando, cayó de rodillas ante mí y sólo dijo: ‘¡Perdóneme!’ Quedé como piedra, era un conocido de mi familia. Me confesó que había matado a mi padre… Me invadió un sentimiento de piedad y de compasión… lo levanté y le dije sollozando: ‘Tú eres mi hermano’. Sentí que mi rencor desaparecía… Le di las gracias por devolverme la paz”.
 
 
 
  Legales / Ediciones Paulinas S.A. de C.V. / México 2007