Noticias

23 OCT

Oración para obtener una buena muerte

Invoca o a los tres grandes modelos de la buena muerte: a Jesús crucificado, a la Virgen María y a san José.
Oración para obtener una buena muerte

Señor, creador y redentor mío, yo acepto de corazón, en cumplimiento de mi voluntad y con espíritu de adoración, la muerte que habré de obtener. Quiero morir como devoto hijo de la Iglesia y pasar a la eternidad con las mejores disposiciones de fe, esperanza, caridad y dolor de mis pecados.

Invoco o a los tres grandes modelos de la buena muerte: a Jesús crucificado, con quien deseo pronunciar las palabras: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”; a la Virgen María, que ruegue “por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”; y a san José, para que me alcance una santa vida, y yo merezca una muerte como la suya.

Jesús agonizante, María dolorosa, san José, les pido estas gracias: Una vida buena, con fiel observancia de los mandamientos y de todos mis deberes, que me asegure una muerte santa. El don de recibir, en caso de una grave enfermedad, los sacramentos de la Reconciliación, la Unción de los enfermos, el Viático y la Indulgencia plenaria.

La correspondencia a mi vocación según los dones que he recibido, a fin de que mi vida produzca mayores frutos para gloria de Dios y mi eterna felicidad.

La oración cotidiana, a todos necesaria para la salvación.

Jesús, José y María, les doy el corazón y el alma mía.
Jesús, José y María, asístanme en mi última agonía.
Jesús, José y María, expire en paz con ustedes el alma mía.

 

La oración que aquí se presenta fue realizada por el Beato Santiago Alberione (1884-1971), fundador de la Familia Paulina.

Volver a noticias