Noticias

13 AGO

¿Sabe nuestro ángel de la guarda lo que pensamos?

¿Los ángeles son capaces de meterse en nuestra mente sin nuestro conocimiento o consentimiento?
¿Sabe nuestro ángel de la guarda lo que pensamos?

Los católicos y muchos cristianos creen en la existencia de los Ángeles Guardianes, a quienes Dios ha designado para protegernos y guiarnos durante nuestro viaje terrenal. Una de las preguntas que surge junto con esta creencia es con respecto a la capacidad de los ángeles para conocer nuestros pensamientos.

¿Son capaces de entrar en nuestra mente y leer nuestros pensamientos secretos?

La respuesta breve es no. No se les ha dado acceso especial a nuestros pensamientos, ni pueden entrar en nuestra mente. Solo Dios puede saber exactamente lo que está sucediendo en nuestro interior, ya que él es el creador y sustentador de todos nosotros. Santo Tomás de Aquino lo afirma claramente en su Summa Theologiae, “Lo que es propio de Dios no pertenece a los ángeles” (I, 57, 4).

Sin embargo, si bien los ángeles no tienen acceso ilimitado a nuestros pensamientos, podemos revelarles nuestros pensamientos de una manera espiritual. El filósofo Peter Kreeft escribe en su libro, Ángeles y demonios, que puedes “desear revelar tus pensamientos y tus secretos a tu ángel guardián hablando con él, como hablarías (orarías) con un santo humano en el cielo o un amigo en tierra.”

En la mayoría de los casos, tenemos que ser nosotros quienes revelemos nuestros pensamientos a nuestro Ángel de la guarda.

Al mismo tiempo, nuestros Ángeles Guardianes tienen mentes muy inteligentes y son expertos en el arte de la observación, mucho mejor que nosotros. Esto significa que a pesar de que no tienen acceso a nuestros pensamientos sin nuestro consentimiento, pueden observarnos y tener una capacidad sobrenatural para saber lo que estamos pensando simplemente estando con nosotros. Santo Tomás de Aquino explica esto también cuando escribe: “Porque el pensamiento a veces se descubre no solo por un acto externo, sino también por un cambio de semblante; y los médicos pueden distinguir algunas pasiones del alma por el simple pulso ”(I, 57, 4).

Si queremos que nuestro Ángel Guardián nos conozca realmente a nosotros y nuestros secretos ocultos, necesitamos hablar con ellos de manera regular. De esta manera, nuestros Ángeles Guardianes estarán mejor preparados para protegernos y guiarnos hacia la vida eterna.


Fuente: www.es.aleteia.org / Philip Kosloski | Ago 12, 2019

Volver a noticias